Cómo saber cuando alguien está obstruyendo tu éxito

El camino a las grandes puertas del éxito no es algo fácil para nadie, y en ello todos estamos claros. Sin embargo, hay personas que nacen con la suerte de que sus padres estaban en la cima del éxito y pudieron, además de dejarles una herencia material, transmitir sus conocimientos y los han hecho testigos presenciales de cómo se manejan los recursos para hacer que estos se reproduzcan y así obtener mayores ganancias. Por otra parte, están las personas que no tuvieron una ayuda paternal o familiar para subir los primeros escalones, ya que de hecho, su meta nació de su idea fundamental y no de algo impuesto, y es por ello que su trabajo hasta llegar a la cima tiene mayor significado.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES OBSTÁCULOS EN ESTE CAMINO?

Quizá sea difícil de creer, pero las trabas que tienen las personas en búsqueda del Lan247.se éxito personal se encuentran incluso más cerca de lo que ellos suponen. No solamente la persona que te roba es tu preocupación, de hecho, los más allegados tienden a ser las piedras más aparatosas para los nuevos emprendedores.

¿Cómo nos damos cuenta de que alguien está evitando nuestro progreso ? Antes que nada, las amistades juegan un papel importante en estos capítulos, ya que deben ser nuestro apoyo y confianza para los momentos difíciles, y de cierta forma, cuando vemos que un amigo no se aparta de nuestro lado cuando hacemos nuestra primera inversión; nos ayuda, incluso, se ofrece para colaborar con la misma, entonces sabemos que él es alguien que vale la pena mantener a nuestro lado. Por el contrario, si una persona cercana a nosotros (bien sea amigo o familiar) solo se nos acerca para hacer ‘críticas constructivas’ a nuestro proyecto, entonces no nos conviene. Quizá las opiniones de segundas partes sean necesarias, pero estas deben estar acompañadas de soluciones, sino, son nulas.

Cuando una crítica procede de una persona cercana, probablemente nos cueste más procesarla emocionalmente. Hay que tener especial atención con los comentarios, ya que estos pueden tener otras intenciones ocultas, por ejemplo: la no satisfacción con que nuestro progreso sea grande, y esto fácilmente podemos llamarlo ‘envidia’.

Otra de las personas de las que tenemos que estar alejados es de aquella que se aprovecha de nuestra inversión solamente porque es nuestro amigo o familiar. No porque estemos emprendiendo para obtener recursos significa que debemos regalarlos, este es un error fatal, esto hace que nuestro proyecto vaya en sentido contrario, y cuando es así, alcanzar el éxito es el doble de difícil.

Las malas intenciones quizá no estén en todo momento, pero regalar, o prestar nuestras ganancias crea una mala costumbre para nuestros cercanos, por tal razón, lo mejor es dejar en claro que nuestra meta es obtener la mayor cantidad de finanzas.

Estas personas obstruyen el éxito, así que lo mejor es crear una pequeña barrera, sin perder, claramente, el contacto o la amistad, sencillamente hay que saber decir las cosas y hacer entender cuál es el error al no saber administrar los proyectos. La selectividad y optar siempre por lo mejor es la clave fundamental para llegar sin trabas a la cúspide del éxito personal.